- - Centro de Investigaciones para el Tratamiento del Dolor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

  • Polimiositis

  • Asma Bronquial

  • Sindrome del Tunel Carpiano

  • Colitis Ulcerativa Crónica Inespecifica (CUCI)
  • Diabetes Mellitus

  • Epicondilitis Laterial y Media

  • Fascitis Plantar (Espolón)

  • Fibromialgia

  • Úlcera Gástrica

  • Hemovitreo

  • Hernia Hiatal

  • Artrosis

  • Retinopatía Diabética

  • Sinusitis

  • Gastritis Crónica

  • Artritis Reumatoide

  • Artrosis

  • Espondilitis Anquilosante

  • Herpes Zoster

  • Migraña

  • Neuralgía del Trigémino

DIABETES MELLITUS

La diabetes es una enfermedad en la que el cuerpo no produce insulina, o no la usa, de manera adecuada. La insulina es una hormona producida en el páncreas, un órgano ubicado cerca del estómago. La insulina es necesaria para convertir el azúcar y otros alimentos en energía. Cuando usted tiene diabetes, el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede usar su propia insulina tan bien como debe, o ambas cosas. Esto hace que el azúcar se acumule demasiado en la sangre.

La diabetes mellitus se define como glucosa en sangre en ayunas equivalente a 126 miligramos por decilitro (mg/dL) o más. La "prediabetes" es una afección en la que los niveles de glucosa en sangre son más altos de lo normal, pero todavía no alcanzan la diabetes. Las personas con prediabetes tienen un mayor riesgo de presentar diabetes tipo 2, enfermedad cardiaca y ataque cerebral, y tienen una de estas afecciones:

  • Glucemia basal alterada (100 a 125 mg/dL).

  • Alteración de la tolerancia a la glucosa (glucosa en ayunas menor que 126 mg/dL y un nivel de glucosa de entre 140 y 199 mg/dL dos horas después de haberse realizado la prueba oral de tolerancia a la glucosa).



DIABETES TIPO I Y TIPO II

La diabetes tipo II es la forma más común. Con mayor frecuencia, aparece en adultos de mediana edad. Sin embargo, los adolescentes y adultos jóvenes están presentando diabetes tipo II a un ritmo alarmante. Aparece cuando el cuerpo no produce suficiente insulina y no usa la insulina que produce de manera eficaz (resistencia a la insulina).

La diabetes tipo I se diagnostica, generalmente, en niños y adultos jóvenes. En el tipo I, el páncreas produce poca insulina, o no la produce. Las personas que tienen diabetes tipo I no sobrevivirían sin inyecciones diarias de insulina.

Ambas formas de diabetes pueden ser heredadas en los genes. Los antecedentes familiares de diabetes pueden aumentar significativamente el riesgo de aparición de la enfermedad. La diabetes sin tratar puede llevar a muchos problemas médicos graves. Entre éstos se incluyen ceguera, enfermedad renal, enfermedad de los nervios, amputación de extremidades y enfermedad cardiovascular (ECV).


RIESGOS DE LA DIABETES

La diabetes es tratable, pero aun cuando los niveles de glucosa están bajo control, aumenta de forma considerable el riesgo de enfermedad cardiaca y ataque cerebral. De hecho, la mayoría de las personas con diabetes mueren de alguna forma de enfermedad del corazón o de los vasos sanguíneos.

La prediabetes y la diabetes tipo II subsiguiente por lo general son consecuencia de la resistencia a la insulina. Cuando la resistencia a la insulina o la diabetes se presentan con otros factores de riesgo para la ECV (como obesidad, presión arterial alta, colesterol anormal y triglicéridos altos), el riesgo de enfermedad cardiaca y ataque cerebral aumenta aún más.

La resistencia a la insulina se asocia a la aterosclerosis (acumulaciones de grasa en las arterias) y a la enfermedad de los vasos sanguíneos, incluso antes del diagnóstico de diabetes. Por eso es importante prevenir y controlar la resistencia a la insulina y la diabetes. La obesidad y la falta de actividad física son factores de riesgo importantes de la resistencia a la insulina, la diabetes y la enfermedad cardiovascular.


TRATAMIENTO

Cuando se detecta la diabetes, un médico puede recetar cambios en los hábitos de alimentación, programas para controlar el peso y de ejercicio, e incluso medicamentos para controlarla. Es fundamental que las personas que tienen diabetes se hagan chequeos regulares. Trabaje de cerca con su proveedor de servicios de salud para manejar la diabetes y controlar otros factores de riesgo. Por ejemplo, la presión arterial para las personas con diabetes y presión arterial alta debe ser menor que 130/80 mm Hg.


RECOMENDACIONES

La diabetes es un factor de riesgo importante para el ataque cerebral y la enfermedad coronaria, que incluye los ataques al corazón. Las personas que tienen diabetes pueden evitar o retrasar la enfermedad cardiaca y de los vasos sanguíneos al controlar los demás factores de riesgo. Es especialmente importante controlar el peso y el colesterol en sangre mediante una dieta baja en grasas saturadas y colesterol y actividad física aeróbica regular. También es importante disminuir la presión arterial y no fumar.

 
Buscar...
LiveZilla Live Help
LiveZilla Live Chat
Regreso al contenido | Regreso al menu principal