- - Centro de Investigaciones para el Tratamiento del Dolor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

  • Polimiositis

  • Asma Bronquial

  • Sindrome del Tunel Carpiano

  • Colitis Ulcerativa Crónica Inespecifica (CUCI)
  • Diabetes Mellitus

  • Epicondilitis Laterial y Media

  • Fascitis Plantar (Espolón)

  • Fibromialgia

  • Úlcera Gástrica

  • Hemovitreo

  • Hernia Hiatal

  • Artrosis

  • Retinopatía Diabética

  • Sinusitis

  • Gastritis Crónica

  • Artritis Reumatoide

  • Artrosis

  • Espondilitis Anquilosante

  • Herpes Zoster

  • Migraña

  • Neuralgía del Trigémino

ASMA BRONQUIAL

Es una enfermedad crónica que obstruye al aparato respiratorio debido a que produce inflamación de los conductos que llevan aire a los pulmones, como consecuencia de exagerada sensibilidad o alergia hacia elementos irritantes, por ejemplo, polen, humo, polvo, algunos medicamentos o pelo de animales.

Se manifiesta con ahogo, tos, opresión en el pecho y silbidos al respirar. Cuando la persona se mantiene estable, su respiración puede considerarse normal, ya que el aire es capaz de fluir libremente hacia los pulmones, pero si sufre catarro, gripe o se expone a las sustancias antes citadas, las vías respiratorias se obstruyen. Ello sucede porque se inflaman sus paredes, se contraen los músculos que las rodean, y a ello se suma elevada producción de moco, la cual estrecha aún más esos conductos dificultando la respiración. Puede aparecer a cualquier edad, pero difícilmente antes de los 2 ó 3 años y no es curable, únicamente es posible controlarla.


CAUSAS, INCIDENCIAS Y FACTORES DE RIESGO

El asma es causada por una inflamación de las vías respiratorias. Cuando se presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y el revestimiento de dichas vías aéreas se inflama. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar y puede conducir a que se presenten sonidos sibilantes.

La mayoría de las personas con asma tienen ataques de sibilancias separados por períodos asintomáticos. Algunos pacientes tienen dificultad prolongada para respirar con episodios en que este problema se incrementa, mientras que otros pueden presentar tos como el síntoma predominante. Los ataques de asma pueden durar de minutos a días y se pueden volver peligrosos si se restringe el flujo de aire de manera severa.

En las personas sensibles, los síntomas de asma pueden desencadenarse por la inhalación de sustancias causantes de alergias, llamadas alergenos o desencadenantes.


LOS DESENCADENANTES COMUNES DE ASMA ABARCAN:

  •    Animales (caspa o pelaje de mascotas).

  •    Polvo.

  •    Cambios en el clima (con mayor frecuencia clima frío).

  •    Químicos en el aire o en los alimentos.

  •    Ejercicio.

  •    Moho.

  •    Polen.

  •    Infecciones respiratorias, como el resfriado común.

  •    Emociones fuertes (estrés).

  •    Humo del tabaco .



El ácido acetilsalicílico (aspirina) y otros antiinflamatorios no esteroides (AINES) provocan asma en algunos pacientes. Muchas personas con asma tienen antecedentes personales o familiares de alergias, como la fiebre del heno (rinitis alérgica) o eccema, mientras que otros no tienen tales antecedentes.


TRATAMIENTO

Disminuir la frecuencia y severidad de las crisis. Durante la crisis se tratan simultáneamente el bronco espasmo, el edema y la inflamación.

En las crisis leves se utilizan agentes beta-agonistas inhalados, (salbutamol) hasta dos o tres inhalaciones en la primera hora. Otra opción es la de administrar el agente mediante la nebulización. Las preparaciones orales han perdido vigencia, por cuanto no son más efectivas que los aerosoles y causan más efectos secundarios.

En las crisis moderadas lo ideal es la utilización de la nebulización con beta-miméticos (5 gotas de terbutalina o 10 gotas de salbutamol en 5 ml de solución salina) cada hora por 3 o 4 veces. Es aconsejable la aplicación simultánea de succinato de hidrocortisona IV (4-10 mg/kg), se recomienda evaluar al paciente pasadas seis horas.

En los casos severos se emplean agentes beta miméticos nebulizados, esteroides por vía parenteral y aminofilina IV (1mg/kg/hora) en solución salina. Concomitantemente el enfermo debe recibir oxígeno húmedo permanente por máscara de Venturi al 35%. Si no hay ese tipo de máscara se administra el oxígeno por cánula nasal con un flujo de 2 a 3 litros por minuto. En caso de infección respiratoria se añade penicilina cristalina en dosis de 3 millones U cada 4-6 horas por vía IV o eritromicina 500 mg c/8 horas por vía oral.

Si se trata de un asma de tipo perenne, el tratamiento abarca la utilización de beta-miméticos inhalados + teofilina oral. En algunos casos, se usan drogas preventivas como el cromoglicato de sodio, o corticoides orales (prednisona).


FARMACOS

Broncodilatadores simpático miméticos: Su efecto es mediado por el estímulo de la adenilciclasa que produce aumento del AMPc intracelular. Dilatan el músculo bronquial estimulando los receptores B2, inhiben moderadamente la liberación de histamina por los mastocitos y aumentan la movilidad ciliar. Los más utilizados son el salbutamol, la terbutalina y el fenoterol. La rapidez de su acción, que se inicia en los primeros 5 minutos, alcanza su nivel máximo a los 30-60 minutos. Su potencia, la selectividad B2 y la aceptación por parte de los enfermos, hacen de la vía inhalatoria una modalidad muy apropiada para el tratamiento de los síntomas agudos, y la prevención de los ataques inducidos por el ejercicio o la exposición a contaminantes.


XANTINAS

La teofilina es usada por su efecto broncodilatador al inhibir la acción de la fosfodiesterasa que impide la hidrólisis de AMPc; favorece la relajación del músculo liso bronquial e impide la liberación de los mediadores químicos. También se sugieren acciones a través de la concentración del calcio en el músculo liso y la inhibición de los efectos de las prostaglandinas sobre el músculo. La teofilina ayuda en el manejo del asma al aumentar también la contractilidad del diafragma. Su metabolismo se acelera por el cigarrillo y el fenobarbital.

Cuando se aplica aminofilina intravenosa para el tratamiento de la crisis aguda, la dosis de carga inicial debe aplicarse lentamente en un lapso de 20 minutos y jamás a través de un catéter venoso central. Una vez aplicada la dosis de carga, la manera de mantener una concentración estable es por infusión venosa continua.


ESTEROIDES

Se utilizan para disminuir la obstrucción bronquial, efecto que se logra por diferentes mecanismos:


  •    Acción anti-inflamatoria.

  •    Estímulo directo sobre la adenilciclasa.

  •    Potencialización de los beta-miméticos.

  •    Disminución del edema de la mucosa bronquial.



Se usan en las crisis moderada y severa, y en el asma perenne por vía parenteral, oral o inhalatoria.


CROMOGLICATO

No es un broncodilatador, ni un antihistamínico, ni un anti-inflamatorio, ni modifica los niveles de la adenilciclasa.
Su acción se basa en inhibir la degranulación de los mastocitos y, por ende, impedir la liberación de mediadores químicos. No se absorbe por vía oral. Se administra por inhalación. Su efecto terapéutico no se observa antes de las cuatro semanas; también permite disminuir la dosis de esteroides en muchos pacientes con asma crónica o perenne o dependientes de esteroide. No debe usarse en el asma aguda pero sí en los períodos de remisión.

 
Buscar...
LiveZilla Live Help
LiveZilla Live Chat
Regreso al contenido | Regreso al menu principal